Mi momento favorito de las bodas no es cuando los novios se ven a los ojos, se toman de las manos y se pronuncia el: “sí acepto”. El momento que considero más emotivo es cuando a la mitad de la fiesta se hace una pausa, se levantan las copas y la familia junto con los novios hablan con el corazón.

Aquella noche del 28 de enero en algún lugar a las orillas de San Miguel de Allende, Guanajuato,  Claudia y Arturo lograron que dos familias y muchos amigos se unieran a una sola voz para desearles una vida llena de éxitos y bendiciones.

Escrito por m3m0x

Soñador...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s